jueves, 12 de julio de 2012

El Bosque

Entendió el mensaje a la perfección, sin ningún tipo de dudas; y allí dejó al mensajero, enfrentándose a su destino, mientras trataba de ocultarse en el bosque.

Habían pasado unos minutos y ya se encontraba suficientemente lejos de la zona de conflicto. En caso de que la hubieran visto, les sería prácticamente imposible seguirla, pues el bosque era denso y no había dejado huellas visibles.

Pensó en el hermano de Mahtan y lloró por él. Si hubiera salido victorioso del combate, ya habría tenido noticias suyas, pero no era así. Varios pensamientos rondaron su cabeza, y se acordó del momento en el que estaba frente a la puerta del comedor, en aquel oscuro castillo, justo ante la oportunidad que había esperado todos esos años. Sonrió al recordar cómo y por qué había huido, derritiendo su máscara helada para siempre.

Entonces, a pesar de la enorme tristeza que sentía por el mensajero, sintió una sensación que no había experimentado en toda su vida; al principio se preguntó qué sería, luego descubrió lo que era. Paz espiritual. Por fin había sido capaz de superar el odio que había oscurecido su vida, había elegido el camino del amor, el camino de encontrar a su héroe, Mahtan Vardamir. Por primera vez florecieron en su corazón esos sentimientos que se había empeñado en enterrar durante tanto tiempo...

Allí se vio, frente a aquel viejo roble, y se dio cuenta de que jamás volvería a dudar... Estaba en el camino correcto.

2 comentarios:

  1. Que gozada encontrar el camino correcto sin equivoco.
    Un saludo y feliz día

    ResponderEliminar
  2. Cuesta mucho de encontrar... y también de seguir!

    Feliz día a ti también y gracias por seguir el blog! :)

    ResponderEliminar