miércoles, 29 de agosto de 2012

Unas horribles cicatrices

Volvió a recuperar la consciencia, presa, como las ya incontables veces en las últimas horas, de un mareo que le hacía no ser dueño de sus palabras. Supuso que sería algún tipo de veneno utilizado para interrogarle.

Cada vez que miraba hacia la causante de todo su sufrimiento, sus ojos parecían moverse hacia las partes de su cuerpo que presentaban horribles cicatrices. Cicatrices que en un pasado lejano y durante mucho tiempo fueron terribles heridas que le causaron multitud de infecciones.

Las miraba de forma automática, como si sus ojos quisieran transmitir a su cerebro dónde las había visto antes. Esas cicatrices evocaban un viejo recuerdo perdido en el tiempo, y nublado por el veneno que atenazaba su cerebro...

No era capaz de escuchar con nitidez a la mujer, y esta le golpeaba en la cara, pero él ya no sentía nada; estaba completamente envuelto en aquella sensación, contestaba a las preguntas automáticamente, sin siquiera detenerse a pensarlas; esto hacía que tampoco supiera qué había respondido exactamente, aunque todo daba igual, ya no controlaba su cuerpo, tan solo sentía la horrible sensación de que todo daba vueltas a su alrededor.

Cayó inconsciente una vez más, pero esta vez tuvo un sueño...

Era un niño y estaba jugando a pocos metros de la aldea, con un arco de madera que le había hecho su padre. - De mayor quiero ser Lobo, ¡como mi padre! - Dijo lanzando una flecha de juguete hacia una arboleda.

Se disponía a ir a recogerla cuando una niña corrió detrás de la flecha a la velocidad del rayo. Se internó en la arboleda y de repente, cuando casi había cogido la flecha, una zarpa la derribó...

2 comentarios:

  1. Caer inconsciente con el sueño de un pasado y volver a ser niño.
    Una feliz semana

    ResponderEliminar